Proyectos y motivaciones

Hace poco me he dado cuenta de que con Esquinas he conseguido tener un proyecto paralelo que es tal. Lo he simplificado mucho y ocupa un tiempo y un lugar manejables. Acumulo notas, les doy forma en algunos ratos libres y luego dibujo capítulos enteros en sesiones de un par de horas, en días sueltos. En general estoy contento. Y me he dado cuenta de que no es que sea un desastre gestionando mis proyectos, sino que cada cual tiene unas motivaciones y condicionantes distintos. Hay que saber reconocerlos y ser realista.

Decir algo

En esta época de internet y de la comunicación al por mayor parece que todo se comparte y se dice. Demasiado. Sin embargo, me he encontrado más de una vez con que alguien ha leído cosas mías y no me ha dicho nada.

No es imprescindible, lo importante es que alguien lea las cosas que publico. Para eso las publico, si no me las guardaría. Pero a veces un comentario puede ser crucial para que una historia siga adelante. Solo uno. Por ejemplo, cuando publiqué la primera tira de El artista y la musa en Twitter podría haberse quedado ahí la cosa. No tuvo ningún eco, ni RTs ni favs ni nada. Solo un comentario ligeramente positivo, que me hizo sentir que mi humor le podía gustar a alguien más.

Cuando se lanza un grito, el eco afirma su realidad.

Moda repe #4

Esta temporada también se llevan las minifaldas de cuero, por lo que veo.



Mi 2016



Resúmenes dibujiles de otros años en Deviantart.

En 2016 terminé Patata, preparé una versión arreglada y con extras para imprimir y busqué editorial sin éxito, pero estuvo bien intentarlo. Después he retomado otro gran proyecto mío, El artista y la musa, y después de años de inseguridades he entintado la mitad de la trilogía.

Me animé con los libros electrónicos y autopubliqué Suburbu sin mucho éxito. Al menos comprendí de una vez que promocionar obras propias requiere esfuerzo y tiempo y que no puedo estar en todos los frentes.

Sí pude arreglar esta página y actualizarla con dibujos y notas que me gustan y no puras quejas y resúmenes. También saqué tiempo para un cómic sencillo sobre cosas de la vida, Esquinas, que está en la web y en papel en los salones de cómic a los que asisten mis colegas de NEUH. E hice más ilustraciones y cositas sueltas, que me viene bien porque me gusta salir de la rutina de los cómics largos. En general estoy contento :)

En 2017 terminaré el proyecto de El artista y la musa y tendré que darle una salida editoral o, seguramente, autoeditorial, como a Patata. Tiemblo. También tengo notas para más capitulitos de Esquinas y quiero sacar adelante alguno de mis proyectos de cómic pendientes, que ya toca. Ya lo iré contando por aquí. Gracias por seguir leyéndome, un abrazo :)